El roce hace el cariño, por @alejandropsl

24 Ene

Ante la situación que vivimos hoy día, donde cada vez que comienzan los telediarios se han destruido otros cientos o miles de empleos, el escenario para quien no tiene trabajo es desalentador. Tampoco es una situación grata para quien está empleado, pues muchas personas sienten una inestabilidad que tiende a transformarse en estrés laboral y que sólo quien lo ha padecido sabe de qué se trata. Otros tantos han decidido lanzarse a la aventura de emprender, a riesgo de pagar con su salud el ritmo que uno ha de marcarse para ir abriéndose camino.

La revolución tecnológica en la que estamos inmersos nos ofrece un abanico de posibilidades útiles para las tres situaciones que comentábamos anteriormente. Las redes sociales y las nuevas tecnologías hacen de este mundo un lugar progresivamente más accesible donde vamos conformando un entorno cada vez más global, en el que podemos conectar con tal cantidad de personas que hace no tantos años sería impensable. Aquí es en donde se plantea un problema, pues ante las circunstancias en las que vivimos donde conseguir, conservar o crear un puesto de trabajo es difícil ¿cómo competir con la creciente competencia?

Tenemos a nuestro alcance herramientas de comunicación muy potentes: las redes sociales. Estos instrumentos pueden ayudarnos a ganar visibilidad, ponernos en contacto con profesionales de nuestro sector e ir haciendo de nosotros una marca que nos preceda.

¿Pero haciéndonos visibles somos más empleables?

Desde mi punto de vista la empleabilidad está relacionada con nuestra especialización y nuestras competencias. La especialización nos distingue en un mundo globalizado en el que las organizaciones tienden a externalizar servicios. Sin duda ser muy bueno en algún aspecto no nos garantiza ser empleables, pues como comentaba @benitezrafa además de ser buenos hay que mostrarlo.

Pero… ¿cómo mostrar que somos empleables? El movimiento se demuestra andando y en la acción es como mostramos nuestras verdaderas competencias. Si bien podemos hacer ver lo creativos que somos a través de nuestra cuenta de Twitter o lo orientados al logro a través de nuestro Linkedin, también podemos no serlo tanto o tan poco como mostramos.

Tenemos herramientas geniales para darnos a conocer, pero si no damos un paso al frente y vinculamos la visibilidad 2.0 con la reputación de nuestro trabajo del día a día, difícilmente seremos más empleables. Hagamos un uso de las redes sociales que nos permita tender puentes entre profesionales, fomentar la colaboración y establecer relaciones. Al fin y al cabo ¿qué es lo que más valoramos? ¿Qué hotel elegirías: el que te recomienda tu hermano o el mejor valorado en Tripadvisor? ¿A qué información le darás más valor? Utilicemos las herramientas de las que disponemos para darnos a conocer en el 2.0 y demostremos lo empleables que somos en el codo con codo. No olvidemos que el roce hace el cariño…

Por Alejandro Pozo
@alejandropsl

Una respuesta to “El roce hace el cariño, por @alejandropsl”

  1. Álvaro. 01/25/2012 a 23:23 #

    Muy Buen post. Me gustaría presentarte talentous.com una forma de descubrir a los profesionales aquellas competencias por las que destacan para hacerles mas visibles como comentas en tu articulo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: